La obra del artista valenciano transmite una atmosfera intimista cargada de sentimientos de soledad y melancolía.Los temas siguen siendo pequeños relatos de lo cotidiano, donde las figuras están quietas, ensimismadas y hieráticas. Enric Balanzá incide en el control y la sencillez del gesto, expresado en la fuerza de la línea pura que resalta sobre fondos blancos o de colores muy tenues, buscando la esencia, desprendiéndose de todo lo accesorio.

La obra de Enric Balanzá se vincula a la creación de una pintura metafísica mediterránea que se empezó a desarrollar a finales de los 80 y principio de los 90, y que le une para siempre con los artistas de la exposición ´El Muelle de Levante. Balanzá ha expuesto en galerías de Barcelona, Valencia, Alicante y Madrid. Sus obras se encuentran en colecciones como las del IVAM, La Fundación La Caixa o el Museo Municipal de Madrid, entre otras.