En la pintura de Antonio Mesones (Torrelavega, 1965), silenciosa, tranquila y poética, se ha erradicado elementos característicos de la tradición pictórica como la narración y el significado, para poner en realce otros como la forma, el color y la composición. La superficie de cada lienzo emana  

un gesto y meticuloso, todo ello articulado dentro de una composición frontal, que proyectará hacia el espectador y al mismo tiempo hacia su propio pasado. Antonio Mesones ha expuesto en galerías nacionales e internacionales, y en Fundaciones como Marcelino Botín.